P.A.D.I.

Sólo en EEUU y en los años 60 del siglo pasado, pudo crearse una empresa, que hoy es una multinacional del negocio del buceo, cuyos comienzos fuesen en un sótano y la idea principal surgiese de una conversación con una botella de whisky de por medio.

Así es, John Cronin y Ralph Ericson, se juntaron un día de 1.966 para debatir sobre los devenires de la industria del buceo recreativo en aquella época (todavía muy incipiente y al alcance de unos pocos), acompañados de una botella de Johnnie Walker Black Label y un capital compartido de 30 dólares. Supongo que, tras ‘bajarse’ la botella del preciado ámbar, surgieron muchas ideas al respecto, pero sólo una quedó clara y persiste hasta nuestros días.

Por aquel entonces la formación del buceo recreativo no estaba profesionalizada. Eso era algo que John quería dejar claro en su nuevo proyecto y por encima de todo tenía que incluir la palabra ‘profesional‘. Lo que Ralph quería era una ‘asociación de instructores de buceo‘.

Y así es como surge el nombre de la organización:

Professional Association of Diving Instructors (Asociación Profesional de Instructores de Buceo) 

La idea continuó madurándose en distintos bares y restaurantes, hasta que se fijó la primera sede de PADI en el sótano de la casa de John Cronin, teniendo como Staff a un vecino que hacía las veces de secretario y al hijo del propio John, que se dedicaba a ensobrar cartas.

PADI hoy es la organización certificadora de buceo recreativo más grande del mundo. Cuenta con sedes en más de 180 países, 135.000 profesionales y 400 empleados en sus oficinas en todo el mundo. En los 50 años de existencia de la organización, PADI ha certificado a más de 24 millones de buceadores.

Pero, ¿cómo ha conseguido PADI su éxito?

Pues el éxito de PADI no se basa en una sola cuestión, sino en varios aspectos:

  • Un material educativo propio, que se han ido adaptando a las nuevas tecnologías y disponibles en más de 24 idiomas.
  • Un aprendizaje basado en el rendimiento del alumno, donde se aprende lo básico de forma independiente y a continuación el instructor le guía en el desarrollo posterior. El objetivo es llevar al alumno al agua lo antes posible y ofrecerle la enseñanza necesaria para que tenga confianza en sus capacidades de buceo.
  • Una formación continua del buceador, poniendo a disposición de los alumnos más de 25 cursos de especialidad.

Además de estos puntos, todos los cursos PADI, desde los más básicos hasta la formación de instructores, cumplen con los estándares de la industria del buceo recreativo:

ISO Title ISO Reference PADI Equivalent
 Introductory training programs to scuba diving  ISO 11121  Discover Scuba Diving
 Diver Level 1 – Supervised Diver  ISO 24801-1  PADI Scuba Diver
 Diver Level 2 – Autonomous Diver  ISO 24801-2  Open Water Diver
 Diver Level 3 – Diver Leader  ISO 24801-3  Divemaster
 Training programs on enriched air nitrox diving  ISO 11107  Enriched Air Diver
 Instructor Level 1  ISO 24802-1  Assistant Instructor
 Instructor Level 2  ISO 24802-2  Open Water Scuba Instructor
 Recreational scuba diving service providers  ISO 24803  Dive Center or Resort

El lema principal de PADI:

PADI – The Way the World Learns to Dive.® (La manera en que el mundo aprende a bucear)

En el siguiente cuadro se muestran los curso PADI de buceo recreativo, hasta nivel profesional.

Resultado de imagen de curso padi

Para más información sobre PADI:

PADI_horiz_col_web

Si estás interesado en algún curso o deseas ampliar información, rellena el formulario de contacto que encontrarás en esta página.

Nos vemos en los mares.

Buceando voy…

De todas las aficiones que he tenido, quizás sea el buceo la que más me ha enganchado.

Empecé en el año 2.003, de la mano de mis amigos de ZOEA y acompañado por, para mi imprescindible, Elena. Nos animamos una tarde de septiembre a pedir información y ese mismo momento, el buen rollo, el ambiente del centro, el compañerismo y la solidaridad entre novatos, nos enganchó y yo en particular, terminé siendo un adicto.

Al curso de Open Water le siguió el Advanced. Tras unos años haciendo inmersiones, decidimos obtener el Rescue Diver. A partir de ahí, mi formación como buceador continuó avanzando con cursos de especialidad (traje seco, nitrox, mantenimiento de equipo, buceo profundo, búsqueda y recuperación), hasta que llegué al nivel más alto dentro de la rama no-profesional de buceo recreativo: Master Scuba Diver.

Todo eso me supo a poco y decidí profesionalizarme haciendo el curso de Divemaster. Es un curso que me encantó y en el que perfeccioné mi técnica de buceo hasta nivel de demostración y pude participar con alumnos en experiencias Discover Scuba Diving, así como asistir a cursos de Open Water y Advanced Open Water y dirigir inmersiones a buzos certificados.

Estas últimas experiencias, unidas a los ánimos de Juan Pablo Camblor, Director de ZOEA, hicieron que me embarcase en la carrera de Instructor de Buceo PADI, actividad que trato de ejercer.

Compartir con alguien su primera experiencia bajo el agua es una sensación indescriptible. Yo ya no me acuerdo de cuál fue la mía, pero puedo imaginarla en cada experiencia Discover Scuba Diving; ver las caras de los nuevos buzos, sus gestos de felicidad al salir del agua… ¡eso es lo que me motiva a enseñar a bucear!

Nos vemos en los mares.